La tecnología en boca de todos

isotipo-highseg

En la denominada era industrial 4.0, la que ha termina por pedir a las asesorías que se pregunten si deben sumarse al 100% al tren tecnológico, hay que hacerse alguna pregunta que otra. Se acostumbra a hablar mucho en estos tiempos que vivimos sobre la transformación en el terreno digital, pero tampoco podemos decir que haya un concepto sobre la misma. Existen multitud de versiones, pero si que es una era nueva y gran oportunidad para que las empresas puedan adaptarse a una nueva época e inventarse, siempre en una clara apuesta por las la tecnología.

Se le suele dar mucha importancia a la red de redes para que se puedan hacer realidad los sueños de una sociedad más moderna. El caso es que la propia infraestructura con la que cuenta la sociedad no es todavía tan avanzada. En esta época de la transformación digital podemos ver como coexisten dos visiones a nivel antagónico que se alejan en cierta manera por la brecha que hay entre las generaciones y la propia originada por la nueva era digital. Aquí las empresas suelen ser cautas con el futuro que nos espera. Por este motivo la nueva tecnología debe ser útil y práctica. ¿Qué pueden llegar a realizar los avances y desarrollos de la tecnología para ayudar a ir optimizando los recursos que tiene la empresa de transportes? De momento hay muchos especialistas que utilizan las técnicas que se basan en el “Big Data”. En la transformación digital que está imperando en nuestro mundo destaca también el sector del transporte de mercancías y su importancia.

El avance social y económico asociado a la tecnología es algo tan grande y tan evidente que todavía no alcanzamos a valorar todas las ventajas que están asociadas a ellos. Lo cierto es que son muchas las cosas que ahora hacemos y que antes eran más propias de un sueño que de la realidad. No tiene que ser objeto de ninguna duda el hecho de que el progreso está ligado en buena medida a la tecnología y que, si mejora la segunda, es bastante más probable que podamos avanzar en lo que tiene que ver con el primero.

La dependencia que tiene el ser humano de la tecnología está fuera de toda duda en un momento como en el que nos encontramos. Es algo que ya muchas personas tenemos asumido y que ya forma parte de nuestro día a día. La tecnología es un elemento sin el que no imaginamos nuestra vida ahora y está claro que hay que apostar por ella para hacer de nuestro día algo más eficaz y eficiente. Todo el mundo es consciente de que la tecnología es una herramienta de la que ya no podemos prescindir ni mucho menos.

Está claro que a los españoles nos va la marcha y que aprovechamos cualquier momento u ocasión para montar una fiesta. Nuestro carácter, que es muy propio del Mediterráneo, así nos lo recomienda. Y es que, en un país como el nuestro, sabemos cómo disfrutar de la vida. La alegría es una característica común a una buena parte de las personas que pueblan este territorio y esa es una de las ventajas que ningún momento de nuestras vidas podemos perder. Somos envidiados en muchas zonas de este mundo precisamente por temas como estos.

Cualquier negocio o empresa hoy en día debería tener una página web. Eso está claro ya que es una oportunidad para dar a conocer los servicios y hacer negocio.  Para esto último, no hace falta que sea una tienda online. Se puede conseguir clientes fácilmente a través de los formularios. Son muy útiles para captar clientela y fidelizarla. En la web se ven diferentes campos que los usuarios tienen que rellenar, mientras que cuando se envían las empresas reciben un correo electrónico con toda la información que han incluido los usuarios.

La tecnología está revolucionando por completo nuestra forma de vida y nuestra visión del futuro y es que la inmensa cantidad de avances que estamos teniendo en los últimos años está haciendo que cada vez tengamos más fórmulas para automatizar o llevar a cabo una tarea que hasta hace poco tiempo podría llegar a ser, en muchos casos, engorrosa. Así, gracias a los avances de cientos de empresas en todo el mundo, nuestra vida se está volviendo cada vez más cómoda y prueba de ello la tenemos en nuestra forma de comprar. Esto se debe a que hasta hace muy pocos años nuestra forma de comprar pasaba por bajar a las tiendas del barrio y adquirir todo aquello que necesitábamos, mientras que pasados unos años esto se trasladó, en muchos casos, a las grandes superficies comerciales, donde en un único establecimiento encontrábamos todo aquello que queríamos. Sin embargo, en la actualidad ya ni siquiera nos dirigimos a los hipermercados, sino que optamos por hacer la compra a través de internet. De este modo, desde la comodidad de nuestro sofá de casa podemos comprar todo aquello que necesitamos y lo hacemos sabiendo que en un plazo muy breve de tiempo lo tendremos en casa. 

Aunque la modalidad del trabajo a distancia o teletrabajo ya estaba regulada en la legislación de nuestro país, con medidas contempladas por ejemplo, en la Ley 3/2012, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral o en el Real Decreto-ley 6/2019, de medidas urgentes para garantía de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación, entre otras, ha sido el Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, el que en plena primera oleada de la pandemia, establece el carácter preferente del trabajo a distancia frente al trabajo presencial en aquellos sectores que puedan adaptarse, llegando a un 30 % de los trabajadores los que utilizaron esta modalidad en España, mientras que las cifras de los países de nuestro entorno como Francia, Portugal o Italia, han aumentado considerablemente por el cierto grado de obligatoriedad o de preferencia del trabajo a distancia frente a otros que le otorgaron sus mandatarios.

Se dice que la ropa inteligente a la hora de la verdad es como si fuera un wearable. Lo cierto es que tiene sensores y materiales de última generación con los que hacer multitud de tareas. Hay muchos avances a nivel de conectividad en este tipo de ropa. Se puede usar alguna de las funcionalidades de nuestros móviles, caso de Google Maps o llamar por teléfono, siendo la ropa como si fuera una pantalla táctil.

¿Cómo podemos contar con una mejor tecnología a nivel de sistema de calefacción? Esta es una pregunta que se suele realizar. Lo cierto es que los sistemas de calefacción cada vez tienen más novedades. Como dicen los especialistas de Pizarras y Derivados, además de contar con un buen tejado de pizarra, hay que estar a la última en todo lo que concierne al mantenimiento del calor en el hogar. Conscientes de la importancia de esto, vamos a presentarte algunos dispositivos que realizan una labor de optimización de los equipos.

Lo de tener página web ya no es una opción, podríamos decir que se puede tratar de una necesidad. Olvídate de poder salir a flote en el mundo actual si no cuentas con una página web. Ya seas una empresa pequeña, mediana o grande, tienes que estar presente en la rede de redes. Eso como mínimo. Y seas del sector que seas. Hasta el pastor de un pueblo perdido de Asturias necesita tener una página web. Y lo mismo decir del pequeño negocio de las ciudades. Ahora bien, tampoco hay que tener una web por tenerla.

La sociedad cambia, a veces, mucho más rápido de lo que nos podemos llegar a pensar. Y muchas veces lo hace gracias a la tecnología, que es la gran culpable de buena parte del desarrollo que se ha ido notando a nuestro alrededor en los últimos años. La tecnología provoca cambios sociales de todo tipo y el que os vamos a comentar en los párrafos que siguen es uno de ellos. Hablamos de algo que se ha convertido en tan común como las lavanderías autoservicio que, más que aparecer, han irrumpido en nuestras calles y plazas de un tiempo a esta parte.

Atrás quedaron las antiguas formas de viajar, en las que los turistas cogían el coche sin reserva previa y se plantaban en la recepción de un hotel para preguntar si tenían una habitación libre. Actualmente hasta los más aventureros investigan previamente en Internet o cotejan precios de diferentes alojamientos.  Y es que ya lo dijo Bill Gates, “si su negocio no aparece en Internet, su negocio no existe”.  Y esta frase cada día que pasa cobra más fuerza. Pero ahora ya no solo sirve tener una página web para estar en Internet, sino que hay que formar parte de la comunidad para tener presencia real y mostrar feedback con los usuarios para que te tengan en cuenta.