Nuevas tecnologías en el sector de envíos

Las compras online tienen su encanto innegable. Poder acceder a un mundo de opciones solo con dar un clic en la pantalla y recibir lo que compremos directo a nuestra puerta se puede volver casi adictivo.

Por supuesto, para el usuario, todo resulta muy fácil; sin embargo el proceso detrás de la magia implica un  tejido digital con todo tipo de tecnologías, un sistema de logística muy bien organizado y todo un equipo profesional cuidando cada detalle. Una de las empresas clave en dicho proceso, son las empresas que controlan los envíos, como es el caso de Correos, por ejemplo, quienes gestionan decenas de millones de pedidos a lo largo de todo el año. Y, obviamente, la eficiencia y la productividad en dicho trabajo requieren de una transformación tecnológica en la red de logística y transporte, especialmente en la denominada última milla, muy elevada.

Por ejemplo, uno de los grandes retos es llegar a toda la geografía sin problemas. Para esto, los centros operativos y de tratamiento han tenido que automatizarse por completo, de forma que puedan dar cobertura a todo el país. “Para que un paquete se mueva del comercio electrónico al destino, necesitamos recibir información para prever la demanda, clasificar la mercancía que nos llega, geoposicionarla, organizar tanto el reparto como la distribución logística… muchas actividades impensables sin una transformación tecnológica”, explica el presidente de la mencionada empresa de envíos.

Por supuesto, todos estos cambios y ajustes tecnológicos vienen propulsados por el alza en el comercio electrónico. Si echamos la vista atrás tan solo 10 años, el volumen de paquetería era mucho menor, pero este cambio en el comportamiento del consumo de la sociedad ha incrementado exponencialmente el flujo de envíos.

Cabe acotar, que igual una cosa es la gestión y otra la entrega, que es donde emerge la llamada última milla. Ese recorrido final, ya cerca de los domicilios, que separa el éxito del colapso con una línea muy delgada. “La inversión digital nos sirve para optimizar las rutas y ser eficientes en todo el proceso. Hay que colocar los recursos donde más falta haga para absorber dinámicamente todo la demanda, sobre todo en la última milla”.

Por eso, aunque el negocio no deja de ser manual en muchos aspectos, como el caso del reparto, la técnica digital se ha impuesto poco a poco en este tipo de servicios. Tecnologías como el big data para la clusterización y análisis de los usuarios o los chatbots representan parte de esas nuevas inclusiones tras bambalinas.

Al igual que cualquier otro sector, la adaptación al entorno resulta indispensable para la supervivencia en el mercado y para mejorar el servicio. “El éxito radica en ir adoptando diferentes innovaciones que van surgiendo para aportar pluses que nos mantengan por delante de la competencia”.

Los algoritmos también son parte de estos avances en logística y se han desarrollado algunos pensando en cómo prever la demanda y construir rutas para el servicio logístico. Con unos usuarios que demandan cada vez mayor inmediatez, la gestión de los recursos para llegar antes a los sitios resulta esencial.

Así, este tipo de herramientas trabaja en conjunto con la inteligencia artificial para personalizar la oferta disponible. “Ser capaces de acertar con el target al que te tienes que dirigir con los productos es un reto que tenemos por delante” y se intenta, justamente, a través de estas mejoras tecnológicas.

“Queremos mantener la empresa viva y transformarla casi diariamente. Tenemos que adoptar todo tipo de tecnologías para crecer dinámica y eficientemente” es el lema que representa los objetivos de estas empresas de envíos que comienzan a incluir todo tipo de inteligencia artificial entre sus recursos.

Nuevas tecnologías en envío de paquetes

 

Robots, vehículos autónomos, inteligencia artificial… el futuro de la logística está plagado de cientos de elementos de las película de ciencia-ficción que la tecnología ha ido convirtiendo en realidad.

El sector de la logística, con un valor de 55.000 millones de libras en el Reino Unido y de billones de libras en todo el mundo, hoy en día se encuentra al frente de la innovación tecnológica a nivel mundial.

En relación a esto, el jefe ejecutivo y presidente de FedEx, Fred Smith explicó lo siguiente hace poco: «El mundo busca la innovación. FedEx siempre desea innovar. Consideramos que nuestra responsabilidad no se limita a ofrecer valor comercial a las partes interesadas, sino que también debemos tener un valor social para el mundo».

Las inversiones que este tipo de empresas realiza en el área de innovación tecnológica, desde la robótica hasta la inteligencia artificial, están cambiando cada vez más el panorama de la logística e influyendo tanto en pequeños envíos individuales, como en el movimiento de flotas de vehículos a nivel mundial.

Grupo Mimos, expertos en servicio de packaging y cartonaje, nos explica las nuevas tecnologías que se están utilizando para el transporte de paquetes:

  • Entregas autónomas: imagina una flota de vehículos pequeños y respetuosos con el medioambiente circulando por tu vecindario y realizando entregas sin nadie en el asiento del conductor. Si es verdad que suena a una fantasía ahora, pero ya hay un equipo intentando desarrollar la idea para volverlo una realidad en un futuro no tan lejano. «Posiblemente, una de las principales tendencias en tecnología que están en boga son los vehículos autónomos, una combinación de una gran cantidad de datos e inteligencia artificial», explica el presidente de FedEx. «Es un área importante en lo tocante a la seguridad, dado que un 90 % de los accidentes se deben a fallos humanos.»
  • Inteligencia artificial para iniciar un envío: se está trabajando también en que algún día podamos solicitar un envío simplemente al hablar con el dispositivo de asistencia virtual de Amazon Echo o Google Home; siendo que estos puedan llegar a entender órdenes como: «Alexa, prepara un envío». Así, se lograría reducir la necesidad de cubrir formularios o buscar en menús, tareas que consumen mucho tiempo. Según los expertos detrás de estos proyectos será posible «realizar todo el proceso mediante el habla, y [Alexa] realizará las preguntas adecuadas para asegurarse de que ha completado el trabajo. Entonces, un camión llegará a las puertas de su oficina, recogerá los envíos y los trasladará.»
  • Un único conductor que controla un convoy de camiones: Esta tecnología de vanguardia consiste en camiones conectados electrónicamente en grupos pequeños llamados «pelotones». Así, el conductor del camión que va delante controla la aceleración y los frenos de los camiones que se encuentran detrás por medio de un sistema de comunicación inalámbrica entre vehículos. Esta tecnología podría estar lista para su uso a finales de año y se ha diseñado para reducir la resistencia al viento y ahorrar combustible.
  • Camiones que se conducen solos: FedEx ha colaborado con los pioneros automovilísticos Daimler y Volvo para desarrollar esta tecnología y esperan poderla introducir al mercado a finales de la próxima década. De hecho, este último realizó recientemente un viaje semiautónomo por una autopista alemana y Volvo introdujo un camión de construcción completamente autónomo en una mina sueca.
  • Personal robótico: en abril, comenzó a trabajar en atención al cliente el primer robot de FedEx, Sam, en una oficina de Nueva York. Allí, una clienta le pasó su dispositivo de Samsung averiado, que Sam posteriormente entregó a un técnico en el centro administrativo. Después, el empleado de atención al cliente completó la transacción; abriendo el campo laboral para más asistentes robóticos.
  • Asistente virtual online: este asistente en línea llegará a permitir que los clientes soliciten servicios mediante la voz, la realización de gestos con las manos y el uso de dispositivos móviles, sin necesidad de recurrir al papel. Tecnología sencilla, pero eficaz que cambiará para siempre el sector de los envíos.
  • Drones para realizar entregas comerciales: aunque algunas empresas comienzan a utilizar drones para realizar entregas, estos cuentan con una «capacidad limitada» debido al hecho de que solo pueden levantar objetos de hasta 2 kg y volar unos 80 km. Sin embargo, este es el primer paso en el desarrollo de drones de ala fija que puedan recorrer distancias determinadas para realizar entregas comerciales, al menos en un futuro.
  • Robots mensajeros: Mientras no se desarrollen los drones con más alcance, las empresas siguen apostando más por la tecnología robótica que rueda por el suelo, que puede llevar cargas pesadas y viajar más lejos. De hecho, se espera que algún momento sean los robots los que realicen entregas en hogares y oficinas en los próximos años.

Ahora, imagínate un futuro en el que existen, no solo una, sino varias de estas tecnologías. Solicita el envío a través de Alexa, un vehículo autónomo llega, un robot mensajero recoge tu paquete en la puerta de tu casa, se lo lleva al vehículo y sigue su camino. El futuro en un clic.

Y finalmente, para aquellos que se preguntan qué sucederá con los humanos en este futuro robótico, los desarrolladores de estas innovaciones comentan «No tengan miedo de la tecnología, la innovación y la robótica. Hacen que la gente sea más productiva. Hacen que las mercancías sean menos costosas. Mejorarán nuestras vidas.»

 

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email