La tecnología y su impacto para reducir los peligros del coronavirus

Vivimos un periodo histórico caracterizado por la zozobra que ocasione encontrarse en el medio de una enorme pandemia que ha hecho temblar los cimientos de toda la sociedad. El coronavirus parecía algo ligado a la ciencia ficción hasta que, el pasado mes de febrero, comenzaran a dispararse los casos en países como Italia. Hasta entonces, nos parecía que la enfermedad iba a ser cosa de China, Corea del Sur y pocos países más. Pero el simple paso del tiempo jugó en nuestra contra y, ahora, es el mundo entero el que sufre las consecuencias de la COVID-19.

La tecnología ha sido una de las mejores aliadas para reducir los efectos perversos que ha tenido la pandemia sobre la población y también sobre las economías de los diferentes países. Durante todos estos meses, se han diseñado un montón de sistemas tecnológicos destinados a prevenir cualquier tipo de contagio. Aunque es imposible conocer cuántas personas exactamente han conseguido librarse del virus gracias a la tecnología, lo que es evidente es que juega un papel fundamental a la hora de frenar una expansión del virus que ha sido tremenda durante todos estos meses.

Una noticia que fue publicada en la página web del diario ABC informaba de cuáles son todos esos avances tecnológicos que han estado al servicio de las autoridades sanitarias para frenar al coronavirus. El artículo hace referencia a robots, drones y aplicaciones (nos viene a la mente, por ejemplo, la de Radar Covid). Un elemento como lo es la inteligencia artificial también es una cuestión de la que no podemos olvidar su importancia. Desde luego, también es importante a la hora de hacer que se reduzcan todos los peligros que tienen que ver con la peor pandemia de los últimos 100 años.

En España, además, ha sido especialmente interesante confiar en estas tecnologías por dos razones: la primera es que somos un país plenamente desarrollado y capacitado para usar todos los avances de última generación que nos permitan derrotar al virus o, como mínimo, controlarlo. La segunda es que somos uno de los países con más incidencia de casos en todo el mundo. En relación a esto último, os enlazamos una gráfica de Statista que informaba del número total de casos por país actualizado a 9 de noviembre y en la que España aparece en la sexta posición con un total que supera los 1’3 millones de casos. Estados Unidos (con casi 11 millones de casos) India (con 8’5 millones), Brasil (con más de 5 millones), Rusia y Francia (que se acercan peligrosamente a los 2 millones) son las únicas naciones que nos superan.

La tecnología ha sido la aliada perfecta para lidiar contra el coronavirus. Durante los últimos meses, han sido muchos los aparatos y los sistemas que se han ido empleando con el fin de identificar cualquier síntoma relacionado con la enfermedad. Uno de esos aparatos han sido los sistemas termográficos que han contribuido a detectar fiebre en las personas que se encuentran en un determinado lugar. Desde Ibertronix nos han indicado que ha aumentado de una manera exponencial los pedidos de estos productos de cara a aguantar el envite de la segunda oleada del virus.

Un medio efectivo hasta que llegue la vacuna

Estamos en un momento en el que hay que combatir de todas las maneras posibles la expansión del virus, un asunto que no está siendo fácil como seguro que pensáis todos y cada uno de vosotros. En los momentos en los que nos encontramos, ya hemos descubierto que solo la vacuna es el medio para acabar con el daño que genera el virus en el cuerpo humano. Hasta entonces, el resto de medidas está encaminado a promover que el virus lo contenga la menor cantidad de gente posible.

Ahora que todos hemos sufrido los efectos de una pandemia, nos preguntamos si los avances tecnológicos y sanitarios en la sociedad en la que nos movemos son suficientes. Creemos firmemente que sí lo son y que así lo van a seguir siendo de cara a los años próximos, incluso cuando la pandemia conocida como COVD-19 ya haya dejado de ser una cuestión de actualidad para pasar a formar parte de los anales de la historia.

Hace más o menos 100 años, otra pandemia asoló el mundo. Fue la conocida como Gripe Española, que no se originó en nuestro país, en contra de lo que apuntaban los medios de comunicación. Aquella pandemia segó la vida de varias decenas de millones de personas como consecuencia de la extrema pobreza que se vivía a causa del estallido de la Primera Guerra Mundial. Aquellos años, ni existía la tecnología de hoy ni la sanidad estaba avanzada. Y, aún así, con muchos estragos, se superó la situación. Ahora, es momento de que repitamos la hazaña. Para ello, tenemos de nuestro lado los mejores avances sociales que se recuerdan. Aprovechémoslos.

 

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email