El mundo digital, un excelente contexto en el que publicitarse

La pandemia que todavía nos asola no solo tiene peligros relacionados con la salud. Es obvio que este es el principal riesgo al que todos y todas estamos sometidos, pero nadie duda de que, para la economía, el coronavirus también es un riesgo tremendo y que hay que intentar combatir de un modo lo más seguro posible. Son muchas las personas que han perdido su empleo, que están en ERTE o que han visto reducidos sus ingresos a causa de la situación tan difícil que se ha presentado y de la que no va a ser fácil salir.

Son muchas las empresas que se han visto obligadas a cerrar sus puertas como consecuencia de la falta de ingresos provocada en alguna de las múltiples olas que ya hemos padecido. Este es un indicador que lo deja claro: hay que reinventarse para intentar conseguir mejoras en lo que tiene que ver con nuestra actividad comercial. Y una de las mejores maneras de conseguirlo es a través del marketing digital, la ciencia que tantas alegrías y posibilidades nos ha dado en los últimos años y que ha venido para quedarse. Nadie tiene la menor duda de que si la situación económica no ha sido todavía peor se debe a ella.

La página web del BBVA habla sobre cómo el marketing digital puede ayudar a las empresas en un momento como en el que nos encontramos. Desde luego, hay que aplicar conceptos como customer journey, el buyer persona, los embudos de conversión o el ecosistema digital para sacar el máximo partido de esta ciencia y obtener esos beneficios que están esperándonos. Todavía siguen existiendo muchas posibilidades de obtener beneficios de nuestro negocio, pero tenemos que salir a la palestra y descubrirlos. De otro modo, es completamente imposible que nuestra actividad comercial tenga futuro.

Otra noticia, en este caso perteneciente al portal web Puro Marketing, hacía referencia a la revolución del marketing que se prepara para después de la pandemia. En este artículo se indica que el 99% de los clientes potenciales de diferentes sectores están presentes en alguna plataforma digital o red social y, además, se hace hincapié en las 4 pes del marketing digital, que son las siguientes:

  • Personalización: porque no hay dos clientes idénticos.
  • Participación: para dejar a los usuarios que expresen con voz propia sus opiniones y que colaboren.
  • Peer to peer: Consiste en socializar sobre productos y marcas para que otros clientes encuentren información en un entorno web.
  • Predicciones moderadas: conseguir datos de la audiencia para utilizarlos al orientar nuestras estrategias.

La tecnología se ha convertido en la mejor manera de apostar por las nuevas técnicas de marketing que son necesarias para mantener a nuestro negocio activo en tiempos de pandemia. Orientar nuestra estrategias a Internet parece lo más adecuado en un contexto en el que apenas podemos salir de casa. En Publigar han notado que las empresas han tirado mucho más de este tipo de técnicas en los últimos tiempos y que todo lo que tiene que ver con el uso de redes sociales y el diseño de páginas web de empresas es tendencia a la hora de sembrar los frutos para un próspero futuro.

Mucho más que una tendencia

Estamos hablando de algo que podríamos considerar como más que una tendencia. Antes de la pandemia ya eran muchas las personas que pasaban la mayor parte de su tiempo en Internet, pero ahora está claro que ese volumen de gente ha crecido y que también lo ha hecho el número de horas en las que permanecemos conectadas. El confinamiento ‘obligó’ a mucha gente a permanecer conectada ante la imposibilidad de reuniones sociales o acudir a teatros, cines y demás eventos.

En este contexto, el marketing digital ha sido una herramienta interesante y que ha permitido a muchos negocios mantenerse con vida a pesar de las circunstancias. Fueron muchos los comercios que se mantuvieron cerrados desde marzo hasta (como mínimo) mayo y que, cuando regresaron, tuvieron que hacer gala de otros medios de actuación para captar a nuevos públicos. Eso ha permitido mantener encendida la llama de la esperanza en un momento en el que ha sido realmente complicado para mucha gente encontrar razones para el optimismo.

El marketing digital ha venido para quedarse y no cabe la menor duda de que así va a ser. Es lógico que todo el mundo esté viendo en este medio la mejor salvaguarda para sus intereses (hay que recordar que, más allá de las empresas, hay mucha gente a la que el uso de las redes sociales les permite conservar su imagen de marca y que su público no se desconecte de su vida). Ni que decir tiene que el mundo, tal y como lo conocemos, no sería lo mismo sin la publicidad digital.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email