¿Cómo limpiar y hacer mantenimiento a tu dron correctamente?

Si sigues de cerca cada avance tecnológico y ahora posees uno de estos populares artefactos llamados dron, no solo deberás aprender a pilotearlo, sino que deberás saber cómo mantenerlo en condiciones óptimas, cuidándolo adecuadamente y realizando el trabajo de limpieza pertinente que éste requiere para su buen funcionamiento.

En este sentido, muchos deben pensar que hacer limpieza de un dron es un trabajo difícil y que sólo puede ser hecho por un experto, pero la verdad es que puedes realizarlo tú mismo si te haces con el kit necesario y tienes sumo cuidado.

Así que si quiere atreverte a echar mano a tu dron, aquí te traemos una guía práctica para hacerlo de la forma correcta, cortesía de los expertos en dispositivos tecnológicos y drones de Modeltronic.

Kit para el mantenimiento de tu dron

Lo primero que tenemos que hacer cuando tenemos un dron es crear un kit de herramientas. Dicho kit contará con todo lo que necesitamos para cuidar, limpiar y reparar nuestro dron. Algunas de las herramientas dependerán del modelo de dron que tengamos, sin embargo, si hay unas básicas no pueden faltar en ningún kit. Estas son:

  • Un cepillo de limpieza pequeño y suave para limpiar el polvo que puedan entrar en las esquinas o grietas en el dron.
  • Aire comprimido para limpiar el polvo y la suciedad de lugares difíciles de alcanzar, como por ejemplo, alrededor de los motores o cerca de las placas de circuito.
  • Alcohol isopropílico para limpiar la carcasa de los drones.
  • Paño de microfibra para limpiar el polvo y eliminar la suciedad.
  • Bastoncillos (los que se utilizan para la limpieza de oídos)
  • Destornillador
  • 3 en 1.  Este debes consultarlo con el fabricante de tu dron, pero si los motores requieren lubricación, definitivamente te hará falta una botella contigo en todo momento al volar.
  • Llave Allen

Paso a paso para limpiar tu dron

Una vez que tengas tu kit, deberás limpiar tu dron de acuerdo a las siguientes recomendaciones :

  • Paso 1. Saca o desconecta la batería de tu dron y saca las hélices dejándolo sólo con el gimbal. Retira también el conector del gimbal (que en algunos casos viene unido al chip)
  • Paso 2. Destornilla el gimbal y la base de la cámara con la llave Allen y sácala.
  • Paso 3. Saca el conector de la cámara para lograr sacarla por completo.
  • Paso 4. Pasa un bastoncillo seco por las rendijas del gimbal, para las partes planas utiliza un algodón seco y finalmente pasa el paño seco por todas las partes del gimbal.
  • Paso 5. No te olvides del cuerpo del dron. Para esto debes utilizar un algodón un poco humedecido en alcohol, pero asegurándote de pasarlo únicamente por las partes de plástico y evitar las partes donde pueda haber mecanismo.
  • Paso 6. Utiliza un paño seco para limpiar los motores y sacar toda la suciedad externa. Si cuentas con un soplete de aire comprimido, también puedes utilizarlo para sacar en lo más posible la suciedad que suele quedar atrapada dentro del motor.
  • Paso 7. Finalmente, vuelve a armar todo.

Consejos básicos para alargar la vida útil de tu dron

Además de hacer una limpieza a tu dron con regularidad, también te daremos algunos consejos prácticos para el cuidado y correcto uso de éste.

Y es que no puedes olvidar que los accidentes ocurren, las piezas se sueltan y los accesorios se caen. Entonces, si no quieres estropear la salida de vuelo también será necesario llevar herramientas para arreglar tu dron. También es de utilidad hacer un curso de mecánica de RPA’s para aprender todo lo referente al mantenimiento de estos artefactos.

Por ejemplo, el tiempo medio de duración de la batería de un dron para un vuelo es de unos siete minutos en los dispositivos de gama baja. En el caso de los drones que poseen un precio más elevado, la autonomía del dron asciende y se sitúa en torno a los 25 minutos. Tanto para los aficionados como para los que pilotan drones de manera profesional el tiempo puede ser escaso. Y por el momento se sigue investigando para dotar a los dispositivos de una mayor autonomía. Así que debes tener esto en cuenta al momento de manipular la batería.

Sin embargo, en materia de batería, hay algunos consejos útiles para estirar su vida útil al máximo. Estos son:

  • Cuida de tu batería

Uno de los primeros enemigos de la batería es dejar que esta se agote completamente después de pilotar el dron. Para evitarlo, se recomienda cargar la aeronave antes de que la batería descienda del 20% de su capacidad máxima. Luego, después de volar el dron a pleno rendimiento es preferible pararlo antes de que se sobrepase ese umbral de batería, dejar que se enfríe y volver a cargarlo completamente, para así conseguir prolongar la vida útil de la batería.

Además, igualmente de perjudicial es dejar que jugar con la duración de la batería del dron es permitir que se sobrecargue constantemente. Las baterías de polímero de litio son bastante sensibles, por lo que si se cargan demasiado pueden llegar a explotar. Además, el efecto de sobrecargar una batería de dron es el mismo que puede suceder al hacerlo con un teléfono móvil, la batería a carga completa durará cada vez menos.

Así que para evitar ambas cosas es imprescindible cargar la batería el tiempo necesario, además de procurar cargar la batería minutos antes del vuelo y no dejarla varios días  cargada sin  utilizarla.

  • Asegúrate de volar en buenas condiciones climatológicas

Los dispositivos no tripulados suelen ser bastante ligeros y volarlos en unas malas condiciones climatológicas puede traer consecuencias catastróficas para el dron. Esto porque más allá de la posibilidad de colisión del aparato, volar con fuertes rachas de vientos o en medio de una tormenta puede suponer un gran castigo para la fuente de alimentación. Y es que estarías forzando al dron a volar a más de su capacidad máxima, lo que consume mucha más energía que si se volara un día con condiciones mucho más favorables, o incluso, en un lugar bajo techo.

  • Retira la cámara del dron cuando no la necesites

Si el dispositivo tiene la posibilidad de retirarle la cámara, debes hacerlo siempre que no la vayas a utilizar. Esto porque aunque no parezcan extremadamente pesadas, las cámaras suponen un peso extra que deben soportan los motores del dron y que afecta directamente a la duración de la batería.

  • Compra una batería más potente y también baterías de repuesto

Hoy en día, las baterías de polímero de litio son la fuente de alimentación universal para los drones de consumo, aunque ya se están desarrollando otros tipos de fuentes de alimentación. Así que aunque todas las baterías sean de este material, una forma de aumentar la autonomía del dron es intentar comprar una batería de mayor amperaje.

Y si nos decantamos por adquirir una batería de mayor amperaje, otro buen consejo que llevar a la práctica puede ser el de comprar baterías extra. Ya que no suelen tener un gasto muy elevado, y se pueden adquirir por internet o en tiendas especializadas, podremos adquirirlas sin mayor esfuerzo y tener la tranquilidad de disfrutar más tiempo volando el dispositivo.

  • Pilotar de manera conservadora sin llevar el dispositivo al límite

Algunos modelos de aeronaves no tripuladas tienen diferentes modos de vuelo para que el piloto tenga una experiencia de vuelo más completa. Dichos modos varían principalmente con el modo de pilotaje que tenga el usuario, más agresivo o menos.

Por ejemplo, volar de forma más agresiva, forzando el dispositivo, hace que la batería se descargue mucho más rápido que con un vuelo más tranquilo. Piensa que aunque esto afecta un poco la experiencia del usuario, ya de por si es algo emocionante el poder pilotar un dron, sobre todo si sabes que lo estás haciendo de la forma más responsable para su correcto funcionamiento.

Además, hay unos últimos consejos que seguir si de alargar la vida útil del dron se trata:

  • Antes de empezar a volar tu dron comprueba siempre que el espacio se encuentre despejado de edificios, personas y árboles que puedan ocasionar accidentes.
  • Comienza volando a escasa altura para tomar el control de manera segura y puedas ir emprendiendo tu vuelo de a poco.
  • Cuando limpies tu dron, asegúrate de también hacerlo con su control, ya que este también suele recolectar suciedad que impide su correcto funcionamiento.
  • También es importante cuidar la batería. Para hacerlo, asegúrate de cargarla completamente, pero sin exceder el límite de tiempo. No sobrecargues la batería, además, tampoco es bueno dejar que se descargue completamente.
  • Carga la batería de tu dron desde un ordenador y antes de cada vuelo. Hazlo sobre una superficie no inflamable y a temperatura ambiente. No utilices un ordenador demasiado antiguo, pues la conexión puede no ser segura por temas de configuración y sincronización de USB. Si necesitas actualizar tu vieja torre puedes optar por ordenadores reacondicionados como los de Tienda IDC, ayudarás a tu economía y al planeta.
  • Realiza la limpieza de tu dron aproximadamente cada 15 días, así se mantendrá en buen estado y sin mayor suciedad.

Ya verás que si limpias de forma correcta y constante tu dron, éste tendrá una vida mucho más larga y funcionará de manera óptima, recuerda que la suciedad y la humedad son los peores enemigos de un dron.

 

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email