Últimas tecnologías en la conservación de alimentos y bebidas

Hoy en día nos estamos valiendo de las nuevas tecnologías para optimizar casi todas las áreas de nuestra vida y nuestras labores del día a día, desde nuestro trabajo hasta nuestras tareas del hogar, todas estas se han visto revolucionadas por nuevas invenciones.

Por ejemplo, gracias a la tecnología, las formas de cocinar han cambiado y hacerlo ya no es tan engorroso como lo era antes. Esto porque las mismas nos permiten optimizar procesos internos o de conservación, sobre todo ahora  que los consumidores se están inclinando por mantener una alimentación saludable, fresca, segura y con una larga vida útil, en la que se preocupan por conservar las cualidades organolépticas de los alimentos, considerando los beneficios que derivan de ello.

En vista de ello, ingenieros y científicos han propuesto tecnologías y métodos de conservación de alimentos  y bebidas, en especial los vinos, que logren cumplir con las expectativas y eficiencia que el mercado demanda. En este artículo te compartimos algunas de ellas:

Conservación de alimentos a granel

 

  • Bioconservación de los alimentos 

Si bien los bacteriófagos o fagos son reconocidos como la entidad biológica más abundante del planeta, y usualmente reconocidos como una amenaza para la salud humana, ellos también pueden ser considerados unos aliados contra aquellas bacterias patógenas que representan un persistente peligro para la contaminación de los alimentos, siempre bajo condiciones controladas en manejo, control y especificidad proteica.

Por eso mismo, se ha desarrollado una promisoria tecnología para el específico control y preservación de alimentos creada en el campo de la Ingeniería en Biotecnología que busca la disminución y el reemplazo en el uso de antibióticos comúnmente presentes en la industria alimenticia como vía de control bacteriano. En otras palabras, consiste en la exposición controlada del producto alimenticio a un “cocktail” de fagos previamente establecidos y muy específicos para la bacteria patógena a eliminar  provocando su disminución a niveles seguros para el consumidor.

Como resultado, se consigue el grado de inocuidad alimenticia deseada, garantizando, además, la conservación de los nutrientes en los alimentos al no ser tratado por las tecnologías convencionales de procesamiento, ejemplo, calor.

  • Nube de plasma: Tecnología no térmica

La tecnología de ionización de plasma en frío es otra de las tecnologías de preservación de alimentos que están dando de que hablar.

Esta utiliza energía no térmica, recurriendo a otros tipos de energía obtenidas a partir de gases reactivos (O2, N2, Ar, H2, CF4) y electricidad. El modo primario de acción es debido a la luz UV y a productos químicos reactivos, por ejemplo, la rotura de estructuras intramoleculares e intra-atómicas generaría electrones libres y iones.

Aquí, la conservación de los nutrientes en los alimentos -especialmente de productos con bajo contenido de agua- se obtiene al exponer directamente los productos señalados a una explosión de plasma frío. En consecuencia, una mezcla de gases bajo específicas proporciones y condiciones operacionales producirían la reducción de aquellas bacterias patógenas contaminantes presentes en la superficie del alimento.

  • Foto-inactivación por luz ultravioleta azul 

Desde el campo de la ingeniería química también se han hecho importantes aportes a la conservación de los alimentos, siendo la explosión azul uno de ellos.

Este método de inactivación utiliza fotosensibilizadores exógenos, tales como el azul de metileno el cual en presencia de oxígeno cambia su estado de excitación al ser expuesto a diferentes longitudes de onda de luz. Como consecuencia de lo anterior, se generan especies reactivas de oxígeno, tales como oxígeno singlete y radicales hidroxilos, conllevando al daño celular e inactivación de microorganismos causantes de deterioro.

Así que la próxima que vayas de compras procura investigar si tus alimentos han sido conservados de alguna de estas formas (existen muchas más) y podrás aprovecharte de los beneficios de estas nuevas técnicas.

 

Conservación de bebidas (vinos) en casa

 

Ya que hemos visto como las grandes cadenas de ventas de alimentos y los restaurantes están conservando los alimentos que nos ofrecen, ahora veremos algunas nuevas tecnologías que puedes aplicar en casa para armar tu vinoteca y disfrutar de un elixir a la temperatura ideal. Esto cortesía de Vicave, especialistas en bodegas climatizadas.

Y es que sucede que a la hora de elegir un buen vino para conservar, no solo hay que decantarnos por uno cuya personalidad, sabor y estilo represente nuestras preferencias y vayan en perfecta combinación con el momento en el que lo degustaremos, sino que también debemos buscar las condiciones perfectas de conservación para que el delicioso líquido pueda deleitarnos con lo mejor que tiene en cualquier momento que decidamos descorcharlo.

Aquí, entonces, entran en escena las vinotecas, las que a diferencia de lo que muchos creen, no son solo simples neveras para vinos. Más bien se tratan de un sofisticado electrodomésticos que vuelca la última tecnología para realzar al máximo el sabor de tus bebidas más preciadas. Y es que así es que podrás preservarlos de elementos que pueden perjudicar su sabor como la temperatura, la luz y las vibraciones, entre otros.

Está demostrado que el dulzor, la sensación de acidez, los aromas y el alcohol se perciben más a temperaturas altas mientras que el amargor y la astringencia de los taninos los notamos más a temperaturas inferiores. Por esa razón, el lugar y las condiciones para su almacenaje, además de otras medidas a la hora de servirlos (como enfriarlo en una cubitera con hielo, si está muy caliente) son clave para la degustación de todos los matices de la botella.

Así, el sueño de todo amante del vino es tener una buena bodega en las que guardar las botellas con una temperatura, humedad, iluminación y ventilación adecuadas. Pero como eso no es posible la mayor parte de las veces, una solución cada vez más extendida es adquirir una vinoteca para vinos, en la que poder mantener el vino con todo su potencial y preparado para degustar en cualquier ocasión. Igualmente, la oscuridad, humedad y horizontalidad que brindan estos electrodomésticos son ideales para realzar el sabor de tus vinos.

Y es que hasta los enólogos más entendidos saben que estos electrodomésticos pueden conservar su gusto, evitar malos olores, impedir la aparición de bacterias, optimizar el almacenamiento y envejecer correctamente las botellas de vino son solo algunas de sus principales ventajas.

Sabemos que no se puede dejar el vino sobre la mesa, pero tampoco es la idea meterlo en la nevera, lo más recomendado es apostar por estas vinotecas que garanticen que el producto se mantiene fresco pero sin exceso de humedad y también sin cambios bruscos de temperatura. Y es que la temperatura es una variable esencial cuando se degusta un vino.

Incluso, tienes que tomar en cuenta que no hay una temperatura estándar para todos los vinos y  que este parámetro tiene un efecto concreto en nuestras papilas gustativas y contribuye a que nos gusten más unos que otros.

Así, la utilidad de las vinotecas hace que cada vez más personas apuesten por tenerlas en casa. Su tamaño compacto y facilidad de uso las hacen perfectas para todo tipo de usuarios.

  • Vinoteca de vino multitemperatura y monotemperatura

Las vinotecas multitemperatura es una de las más populares entre las opciones del mercado y te permitirán tener diferentes temperaturas en función de las necesidades de tus vinos. Si es verdad que su precio es superior a las de monotemperatura, pero vale totalmente la pena si eres un amante de los vinos y quieres comenzar con tu propia colección en casa.

No obstante, si no te puedes permitir una “multi”, el truco con las “mono” es colocar siempre los vinos tintos en la parte superior y los blancos y rosados en la inferior, siendo esta parte donde hay una menor temperatura.

Siempre ten en cuenta que la temperatura  es fundamental para la perfecta conservación de los vinos. Debe oscilar entre los 12º y los 16º, ni más alta ni más baja, y debes evitar que esté situada al lado de cualquier fuente de calor que puede incidir en su temperatura.

Respecto a la humedad, el interior de la nevera para vinos debe mantener un grado de entre el 70 y el 75 %. Esto porque un ambiente excesivamente seco podría resecar los corchos, provocando la fuga o vaporización del líquido, mientras que un exceso de humedad puede favorecer el surgimiento de microorganismos, como los hongos.

Así mismo, este tipo de vinotecas cuidan la iluminación. Y es que así como no debe incidir la luz solar, tampoco se pueden utilizar focos de gran potencia para que las radiaciones no afecten de forma negativa la evolución de los vinos.

Lo que si ya es por cuenta del consumidor es el posicionamiento de la vinoteca. Los expertos recomiendan mantenerla alejada de cualquier tipo de vibración, ya que las moléculas del vino requieren de reposo para agruparse, en un proceso que recibe el nombre de polimerización, que otorga a los vinos una armonía y suavidad en su sabor.

Por otro lado, no solo se trata de la ubicación de la vinoteca, sino de la colocación de los vinos dentro de ella, siendo la  postura adecuada completamente horizontal, de forma que el vino esté en contacto permanente con el corcho.

 

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email