La domótica, la tecnología del futuro que ha llegado a revolucionar nuestros hogares

El mundo va cambiando con el paso de los años y es que lo que hasta hace poco nos parecía lo más normal del mundo, en la actualidad ya nos parece anticuado, mientras que lo que hace tan solo unos años veíamos como ciencia ficción, en la actualidad ya lo tenemos tan interiorizado que para nosotros es lo más normal. Esto es algo que a la sociedad nos ocurre de forma cíclica cada cierto tiempo y es que, si os paráis a pensar, hace tan solo 15 años nos enviábamos cartas y nos llamábamos a los teléfonos fijos, mientras que hoy en día ya casi no se envían cartas y apenas aguantamos los teléfonos fijos en nuestras casas porque nos los regalan al contratar el internet.

Esto es exactamente lo mismo que nos ocurre con fenómenos como Amazon o cualquier aplicación de compras a través de la red y es que ahora mismo las usamos de forma continua, tanto por la comodidad que suponen, como por los plazos de entrega que nos ofrecen, pero es que si os paráis a pensar, hace apenas 10 o 15 años esto nos parecería de locos y es que por aquel entonces bajábamos a comprar a las tiendas de barrio todo aquello que necesitábamos y, en el caso de que estas no lo tuvieran, pues esperábamos religiosamente en nuestras casas sin mayor problema.
En este sentido, la domótica es una de las tecnologías del futuro que han llegado para revolucionar nuestros hogares y es que gracias a ella podemos llevar a cabo decenas de tareas del hogar, cada vez más, de forma remota desde nuestro propio móvil o tablet. Sin ir más lejos, entre los usos comunes que le podemos dar actualmente a una instalación domótica nos encontramos con:

  • La tranquilidad que puede otorgarte la posibilidad de controlar remotamente cámaras de seguridad y alarmas a través de dispositivos móviles hace a la domótica merecedora de su uso. Este sistema te permite incluso fingir tu presencia en casa y poner en marcha protocolos de acción. También entran dentro de su ámbito, por ejemplo, las fugas de agua o de gas y los incendios; es decir, proporciona un control de todo aquello que puede dañar tu integridad y la de quienes te acompañan.

Y mención especial para las necesidades de teleasistencia de personas con dificultades motrices, que ven aumentada enormemente su esfera de protección.

  • Iluminación. Este es otro de los aspectos más agradecidos al uso de la domótica sirviendo para:
    • Encendido y apagado de luces con sensores en zonas de paso.
    • Encendido y apagado colectivo de aparatos de alumbrado.
    • Control de la intensidad de las luces.
    • Establecer áreas donde se mantenga el alumbrado encendido.
  • Condiciones ambientales. Seguramente te parecerá muy buena idea poder delegar en el sistema domótico la regulación de la temperatura de tu habitación en función de la ambiental. Y algo parecido sucede con los sensores de humedad, tanto interna como externa si tienes jardín; en este segundo caso, el mecanismo de riego se disparará cuando detecte necesidad de agua.

Si con estos tres aspectos ya comienzas a ver las bondades que nos puede otorgar una instalación domótica, nosotros te aconsejamos que las pruebes tu mismo y es que la tecnología ha llegado a nuestras vidas para quedarse, por lo que no debemos ser reacios a ella y debemos de subirnos al carro para no quedar obsoletos en muy poco tiempo. Así, si vosotros queréis poseer una instalación domótica en vuestro hogar o empresa, nosotros os recomendamos que os pongáis en contacto con Delbin, una ingeniería que os recomendará y os asesorará acerca de lo que es mejor para cada una de vuestras estancias y gracias a la que, en muy poco tiempo, podréis presumir de que sois capaces de controlar vuestro hogar o vuestra compañía desde el teléfono móvil o tablet.

El ahorro económico, una de las claves de la domótica

El ahorro económico es, sin duda alguna, una de las claves de la domótica ya que puedes disponer de un sistema de climatización activado mediante sensores programables y controlables desde fuera de casa. Ello te permite un uso más racional de la energía con el consiguiente ahorro. De hecho, incorporando un software adecuado, un sensor detectará la temperatura del interior de tu casa y si esta baja sobre lo prefijado, activará la calefacción. Y asimismo podrás programar, por ejemplo, la subida o bajada de persianas en función de la luz solar que les llegue o la puesta en marcha de los aspersores de riego, si tienes jardín.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email